29 oct

Ahorra energía con el cambio de hora

 

Según fuentes oficiales del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, el cambio al horario de invierno supone un ahorro del 5% del consumo eléctrico, pero los detractores de esta práctica consideran que el cambio incrementa el consumo de energía en casa en un 1%. Por esta razón, te recomendamos las cinco mejores maneras de optimizar el uso de los electrodomésticos y reducir el gasto energético durante los próximos meses.

Elige y consume pensando en ti

Para obtener un menor consumo, es fundamental una buena tarifa de luz, y también escoger electrodomésticos que se adapten a nuestro día a día. Por eso es mejor asesorarse y dejarse aconsejar por expertos, además de conocer las dimensiones de las habitaciones que queremos climatizar o el número de personas que viven en el hogar a la hora de cocinar o preparar la colada. Ten en cuenta no solo el gasto inmediato, sino tus propias necesidades a la hora de elegir el producto adecuado.

Optimiza el calor de tu hogar

Uno de los mayores errores de consumo es utilizar los sistemas de climatización sin percatarse de que hay una puerta o una ventana mal cerrada. Al evitar este tipo de despistes conservaremos el calor y el motor de nuestra bomba de calor no tendrá que estar en continuo funcionamiento.

Es importante tener en cuenta que una diferencia de temperatura de más de 12 grados entre la calle y el interior del hogar no es saludable.  Es recomendable regular la calefacción a unos 24 grados y aprovechar el calor y la luz del sol durante las primeras horas de la mañana.

Escoge productos eficientemente energéticos

A la hora de elegir los electrodomésticos para nuestro hogar, es importante ser prudentes y prestar atención a la etiqueta energética de los productos antes de adquirirlos. Y siempre elegir los que sean A, y cuantas más + tengan, mayor eficiencia energética aportan.

Evita el consumo fantasma de tus televisores

Durante el uso de los televisores, se recomienda conectar varios dispositivos (televisor, reproductor de Blu-ray, videoconsola) a una regleta con interruptor para poder desconectar todo conjuntamente cuando no estén en uso.

En cuanto al resto de los electrodomésticos, a excepción de frigoríficos y congeladores, se pueden desconectar para evitar la pérdida de energía de productos que no están en funcionamiento. El objetivo es evitar que los aparatos gasten de más y eliminar el conocido como consumo fantasma.

Adopta conductas de ahorro rutinarias

Si deseamos ahorrar energía es fundamental una buena práctica y conocer algunos trucos caseros que optimicen el uso de la tecnología en nuestro hogar. A la hora de cocinar, por ejemplo, debemos mantener en todo momento el calor de los alimentos. Para ello, es aconsejable acostumbrarse a utilizar tapas para que el calor no se pierda, o bien sacar provecho de las múltiples opciones de los electrodomésticos.

 

Deja un comentario