27 dic

Cuida tu vajilla y tu cristalería

Las vajillas y las cristalerías necesitan cuidados para que se mantengan en perfecto estado durante más tiempo, sobre todo en el caso de las más delicadas.

En el caso de que estén decoradas o pintadas con oro o plata o si son muy antiguas, lo ideal es lavarlas siempre a mano con una esponja y detergente suaves para no deteriorarlas. Luego aclárala con abundante agua limpia. En el caso de que tengas alguna pieza de la vajilla que haya cogido un tono más amarillento, puedes frotarla con agua tibia y limón.

Las vajillas más actuales y menos delicadas podrás lavarlas en el lavavajillas con toda tranquilidad, aunque te recomendamos que evites introducir en el lavavajillas fuentes grandes o soperas para que no ocupen demasiado espacio.

En cuanto a las cristalerías, lo ideal es colocar las copas en el lavavajillas por orden de altura para que no se toquen en el proceso de lavado. Así evitarás que se rompan o que sufran daños.

Recuerda que la dosificación del detergente es muy importante, ya que el exceso de detergente y abrillantador podrían dejar restos que afectarían al sabor de tus menús en la siguiente utilización. Por otro lado, si ves manchas de cal al sacar tus copas y platos, añade sal al lavavajillas para evitar este problema.

El secado también es importante. Cuando acabe el lavavajillas déjalo abierto unos minutos para que vaya la condensación y luego pasa un paño suave para acabar con el proceso.

 

Deja un comentario